Un murciélago en el perchero

23.8.15

mochila murcielago
Ahora que ya se han acabado los días de guardería y el 'cole' está a la vuelta de la esquina, la mochila que cosí para la muda de la 'guarde' de Mi nena pixosa a vuelto a casa. Y he querido compartirla.
Sí, es un murciélago. Supongo que no parece un animal muy infantil... pero cuando pensé en que iba a pasarse muchos días colgado boca abajo en un perchero... me pareció que se le daría realmente bien. Además, en mi llavero llevo un bichito parecido, el Señor Mordiscos, con el que la peque solía entretenerse cuando sólo era un bebé.
llavero con forma de murcielago
Antes de nada hubo que poner a funcionar la cabeza y hacer un boceto de lo que sería la mochila. Así resultó:
boceto murcielago
Y a continuación el despiece:
despiece para la mochila murciélago
Ahora tocaba cortar las piezas:
  • 1 pieza de la cabeza, en fieltro blanco. Para la parte posterior de la cabeza corté una pieza más grande en fieltro negro y con los bordes irregulares, para que pareciese pelo (eso lo improvisé, por eso no está en el despiece...)
  • 2 colmillos, en fieltro blanco
  • 2 ojos y una nariz, en fieltro negro
  • 2 piezas del cuerpo completo, 1 en loneta gris y otra para el interior en material impermeable (por si hay que guardar ropa mojada...) - en el despiece, sólo se representa medio cuerpo, dobla la tela a la mitad para cortarlo.
  • 4 alas, dos en lino negro y otras dos en alguna tela contrastada para el interior (fíjaos que las alas deben ser simétricas, no iguales)
mochila murcielago cargada

Y a coser:
  • une las dos telas del cuerpo y haz un dobladillo en la parte superior para pasar un cordón para cerrar la mochila.
  • cose las alas, sobre la parte frontal del cuerpo. Deben quedar solapadas.
  • cose la cara en la pieza de fieltro blanco de la cabeza. La boca va bordada en punto de cadeneta sobre los colmillos.
  • une las dos piezas de la cabeza, la blanca y la negra (posterior), dejando un hueco para introducir el relleno. Y cose la cabeza a la mochila.
  • preparamos los tirantes para la mochila con unas tiras de trapillo. La parte superior la hice trenzada, para que soportase mejor colgada del perchero.
Este bichito ya ha cumplido su cometido. Ahora le toca retirarse a algún lugar oscuro a descansar.
X

También podría gustarte

0 comentarios

Facebook