Mantita Varadero

22.5.15

manta a ganchillo con cerezas

Y volvemos con otra mantita para bebé. Ésta huele a verano y sabe salado. Tiene el color del Atlántico tropical. La tejí para el nacimiento de la Sirenita. Y, como todas, tiene su historia.

Habíamos estado de vacaciones en Cuba, en la Habana básicamente, pero con una obligada visita a una playa en Varadero. Yo no soy muy de playa. Me molesta la arena, no me gusta meterme en el mar, no soportó torrarme al sol,... ¡Que no me gusta la playa! Salvo para paseitos vespertinos o para leerme un libro a la sombra. Pero aquella playa ¡era una auténtica preciosidad! La arena era blanca, fina y suave como la seda. Apenas la sentías deslizarse bajo la planta de tus pies. El mar estaba tan quieto que parecía un cristal de aguamarina. Podías ver el fondo y caminar durante muuucho muuucho tiempo sin que te cubriese. Un agua limpísima y tibia. Una delicia, en fin. Absolutamente deseable.

Así que cuando me enteré de que iba a visitarnos una Sirenita, tenía clarísimo lo que quería regalarle: un trocito de aquel momento mágico. Y me puse manos a la obra. Escogí el color del mar en aquel rincón. El punto tenía que ser muy uniforme, para que transmitiese aquella quietud, pero al mismo tiempo que tuviese un algo de brisa suave que acaricia... Al fin, usé cuatro puntos altos cruzados (cada dos) seguidos de cuatro puntos altos, y repetí esa serie muuuchas muuuchas veces.

Ganchillo - Puntos altos cruzados
Este es el esquema para los puntos altos cruzados. Lo encontré en mundo crochet.
El borde fue cosa de ir probando. Haciendo y deshaciendo un montón de veces. Quería crear el efecto de pequeñas olas coronadas de espuma. Pero un oleaje tranquilo... El resultado no está muy logrado... Así quedó:

Después bordé a punto de cadeneta las líneas blancas y rojas. Las blancas quieren ser los reflejos del sol en la superficie del agua, y las rojas... el brillo de las escamas de un pez tropical que decidió hacernos una visita.
La medida es 1 x 1 metros. Así, ahora que la Sirenita ya es más mayor, puede usarla a los pies de la cama.

manta a ganchillo color aguamarina
Con todo esto, creo que reuní bastantes cosas de aquel día precioso. A mí me da mucha nostalgia cada vez que vuelvo a verla. Me evoca recuerdos de verano y de risas. Y espero que a la Sirenita le traiga muchas ganas de mundos nuevos y sueños tranquilos.
X

También podría gustarte

0 comentarios

Facebook