Auxilio a un conejito viajero

20.10.14

detalle ojo de botón del conejito viajero

Hace un par de semanas llegó a nuestra casa un conejito viajero. Estuvo paseando por todos lados, pero cuando fue hora de irse... ¡perdió el autobús! Y le dio tanta vergüenza que se quedó en casa escondido. Hasta que ayer asomó su hociquito por un rincón.
 

Después de comprarle otro billete y prepararle el equipaje, nos dimos cuenta que el pobre conejito necesitaba un poco de cirujía: tenía la costura de la espalda descosida, le faltaba un ojo y el tirador de la cremallera había desaparecido. Como aun teníamos algo de tiempo hasta que saliese su transporte, decidimos echarle una manita. Y aquí está el resultado.

conejito arreglado
Al menos ya no está bizco y lleva una bonita corbata naranja.
¡Lástima que no diese tiempo a una ducha!
Hasta luego, conejito, y ¡que lo pases bien!

X

También podría gustarte

0 comentarios

Facebook